domingo, 22 de octubre de 2017

Generando influencia sobre otros

Cada persona tiene un gran círculo de influencia que impacta en otras personas y en el medio ambiente en general. Así, cada uno de nosotros ayuda a los demás a determinar su destino en este planeta.

Preguntémonos: ¿qué tipo de influencia ejerzo en los demás? O más específicamente, ¿cuál es la calidad de mi influencia sobre otros?

Podemos comprender eso en tres niveles distintos de influencia:
  • Las acciones sirven de ejemplo a otras personas. En la espiritualidad, se suele comparar el convivio con otros como un palacio de espejos, donde cada persona refleja algo de otra, dándole ideas o inspirándola a realizar acciones distintas.
  • Cuando hablamos, nuestras palabras causan un impacto que no siempre percibimos. Podemos ayudar a otras personas a crecer o disminuirlas a tal punto que jamás se levanten de nuevo.
  • Más sutil aún es la influencia de los pensamientos, la actitud y la consciencia, así como las vibraciones que emitimos. Nuestra energía llega a otros y les impacta de alguna manera.



Si tenemos esto en mente y nos verificamos constantemente, podemos no solamente ayudar a los demás en su propio perfeccionamiento al influir de forma positiva, elevada y poderosa, sino que podemos seguir a otras personas cuyas cualidades son esenciales para nuestro propio crecimiento; después de todo, el círculo de influencia no es solo de personas sobre quienes influyo, sino también personas que influyen sobre mí.

domingo, 15 de octubre de 2017

Humildad y Autoestima

Uno de los juguetes de infancia que más me gustaban era la gangorra. Sin darme cuenta, era un juguete que no solo entretenía, sino también nos enseñaba a manejar relaciones.

En realidad, aún sigo jugando lo mismo con otras personas o conmigo mismo; ya no voy a un parque, pero existe esta gangorra sutil que me entretiene, ocupa mi mente y me hace reflexionar sobre las diversas conexiones que tengo.

La gangorra es un ejemplo práctico del equilibrio dinámico que debemos vivir todo el tiempo. En el caso de las relaciones indica cuando debemos relacionarnos con el otro, de qué forma y qué resultados nos llegarán. ¿Recuerdas? En la infancia, no faltaba el niño aburrido que se plantaba en el suelo, otro que gritaba por su mamá mientras estaba arriba a una altura increíble… A veces tu pareja no quiere salir de su espacio y te encierra junto con ella, o tu mejor amigo está molesto con algo y no se relaciona bien contigo.

Pero eso no es nada si comparamos a la gangorra que pasa dentro de nuestro ser. Por curiosidad, te pregunto: ¿Cuál es el equilibrio dinámico con el cual tienes más dificultad?

En mi caso, considero que equilibrar la autoestima y la humildad es vital. Mientras la primera me da la sensación de autocontrol, amor por el propio ser y me anima a progresar, la otra me ayuda a aprender, relacionarme con los demás y me anima a escuchar más, desarrollando así mi sabiduría.

Mucha autoestima termina en arrogancia y nos volvemos ciegos a nuestros propios errores, lo que nos impedirá a la larga, cambiar. Mucha humildad nos hace estar propensos a ser humillados por los demás. Las dos virtudes juntas y podrás conquistar el éxito que es tu derecho…


¿Cuál es tu equilibrio dinámico favorito, importante o el que más tienes que trabajar?
Meninos brincando, Cândido Portinari, 1944

domingo, 8 de octubre de 2017

La ciencia del yoga

Patanjali fue un gran estudioso e investigador quien por primera vez convirtió el yoga en un estudio, facilitando a que esta práctica milenaria fuera trabajada por otras personas, distintas a los sabios de la India. Su obra, Yoga Sutra se convirtió en una referencia para el yoga.

Sin embargo, durante mucho tiempo – incluso hoy – el yoga se ha mostrado como algo místico, casi secreto, muy difícil. Y raro… bien raro…

Patanjali probó que por detrás de esa práctica milenaria hay una ciencia – una lógica y un experimento importante no solo sobre el cuerpo humano, sino también sobre la mente y el espíritu.

Muchos años después, Prajapita Brahma, fundador de BrahmaKumaris, declaró que yoga es vigyan (otra palabra para ciencia en el idioma Hindi). La explicación es que un buen yogi actúa como un científico que observa, ejecuta experimentos, obtiene resultados, llega a conclusiones y aplica esto a su vida diaria, y la de otros. Esto le da al yoga una dimensión más amplia, donde se va más allá de simplemente disfrutar el momento o mejorar la salud.

¿Cómo funciona?
  1. Observación. Comprender la realidad en que se vive, sin apegarse a ella, y entender qué se necesita para superar las situaciones presentes.
  2. Experimentos. A través de ejercicios, mentales, emocionales o físicos, el ser cambia su realidad internamente e influye sobre la realidad exterior.
  3. Resultados. El verdadero yogi está atento a los resultados de su práctica, listo para modificar lo que sea necesario de forma que estas prácticas sean más efectivas.
  4. Conclusiones. El yogi llega a conclusiones y las imparte a otros, ayudando a que otras personas tengan similares experiencias.
  5. Aplicación. El yoga cambia la vida de la persona; de lo contrario, es volver a observar, realizar experimentos, etc. 


domingo, 1 de octubre de 2017

Vivir sin esperar…

Las expectativas hacen parte de nuestra sociedad y podrían ser clasificadas en las siguientes categorías:
  • Fruto del amor. Son las expectativas que surgen del corazón para que la otra persona sea más feliz y o esté mejor, por ejemplo, de los padres hacia sus hijos al querer que tengan una vida próspera y feliz.
  • El efecto Pigmalión. Es el deseo puro de una persona para que otra se supere a sí misma y se convierta en algo mejor; por ejemplo, cuando un jefe ve el potencial en un empleado suyo de volverse gerente.
  • Efecto Galatea. Es la expectativa que creo hacia mí mismo, explorando mi propio potencial y la posibilidad de su desarrollo completo. Aunque yo no esté bien económicamente, sé que un día tendré mi propia empresa.
  • La olla de presión. Las expectativas pueden servir para manipular e incluso forzar un comportamiento en otras personas conectadas al que tiene expectativa. Eso genera problemas tanto para el que espera algo de otros, como a los otros; mi hijo tiene que ser médico, es lo único que le hará feliz / ¡No quiero ser médico! Pero ¿cómo les digo a mis padres?
  • Fuente de desilusiones. Cuando se crean expectativas sin sentido, sin una base clara y sin conexiones profundas o relaciones, como la expectativa que un pueblo tiene del desempeño su equipo de fútbol.


En realidad, las expectativas son normalmente proyecciones personales, así que tratamos de que otros sean lo que no pudimos o no logramos ser. Aunque suene negativo, no todas las expectativas son malas y sin duda no nos desarrollaríamos tanto como seres humanos si no hubiese aquellas que son frutos del amor y definitivamente es más fácil progresar cuando otros y tú mismo esperan que progreses.

El problema es que fácilmente el efecto Pigmalión puede convertirse en una olla de presión

¿Qué pasaría si viviéramos sin expectativas? O, por lo menos, ¿evitáramos las expectativas del tipo negativo?

En primer lugar, podríamos disfrutar más de la persona tal como es, sin preocuparnos sobre lo que podría ser. Eso nos ayudaría a tener una visión distinta de cada persona.

El segundo beneficio puede ser el de dar espacio a los demás a que se equivoquen, aceptando el crecimiento orgánico y natural que cada ser tiene.

Por último, probablemente brindaríamos más apoyo puro e incondicional, sin exigencias o facturas escondidas.

¿Es posible o es una utopía? Te invito a que hagas el experimento de realmente aceptar el otro tal como es, reduciendo o destruyendo tus expectativas, haciendo que el otro más bien exprese sus metas, objetivos y deseos, apoyando en lo máximo posible.

Espiritualmente hablando, te invito a algo más retador: mira lo espiritual del otro, aquello que es inmutable e inmortal. Enfócate en esa alma que está en contacto contigo o a quien ves en una pantalla de televisión, y desea lo mejor de ti a ella, independientemente de que esté haciendo o cuál sea su potencial.


Me gustaría que además de que experimentaras con este tema, compartieras tus resultados… ¡Espero leerlos!

domingo, 24 de septiembre de 2017

Macro & micro, en la vida diaria

Todo lo que hago, se proyecta en la comunidad donde vivo, trabajo o estudio. Cada acción mía, incluso cada pensamiento reverbera como el sonido de una campana en un pueblo…

A su vez, todo lo que pasa en la comunidad me afecta, me cambia y transforma mi forma de ver el mundo. Cada acción mía, incluso cada pensamiento contiene un poco de lo que la comunidad me brindó.

¿Difícil de creer? Hay varios estudios que muestran ese comportamiento holístico del sistema donde vivimos, pero lo más importante, particularmente si estás en un camino espiritual o de autotransformación, es ir más allá de esa definición…

Todo lo que se ve de mí – mis acciones, mis comportamientos, posesiones y posiciones, roles y responsabilidades – es un reflejo de lo que sucede en mi interior: pensamientos, ideas, sentimientos, etc.

A su vez, todo lo que pasa dentro de mí está siendo modificado por las experiencias externas que vivo.

Al comprender esto, facilitamos nuestro propio camino de cambio: en vez de cambiar el mundo, me cambio a mí mismo; en vez de cambiar mis acciones, cambio mis pensamientos. Puedes preguntar y esto lo crees fácil? No, reconozco la dificultad, pero utilizo la palabra facilitamos porque lo que somos está al alcance para mejorar, mientras no tenemos ningún control sobre lo externo.

Te invito a que reflexiones entonces sobre los problemas que tienes en el momento y pienses de forma profunda:
  • ¿Qué cambio debo operar en mi forma de actuar para que este problema se solucione?
  • ¿Cuál es la actitud que debo tener para modificar mis acciones?


domingo, 17 de septiembre de 2017

Saliendo de la caja: pensando diferente

Uno de los hábitos más sanos y más complicados es pensar diferente.

Hay teorías que indican que al pensar de una cierta manera de forma constante, el cerebro - y tal vez el resto del cuerpo - se acostumbra con eso y prácticamente actúa de forma automática. Así que pensar distinto es bien difícil…

Y ¿por qué se dice que es sano? Al pensar de forma diferente de lo normal, la persona se da la oportunidad de probar otras maneras de hacer lo mismo, abriendo las puertas para un enriquecimiento y soluciones; después de todo, si tienes un problema y lo tratas de solucionar con la misma mentalidad con la que creaste o entraste en él…

Aquí van unas formas que puedes usar para probar el pensamiento distinto, sin tantas complicaciones:
  • Terreno común. Normalmente, pensar diferente implica aceptar la idea de otra persona; eso se hace fácil si antes descubres los elementos que comparten en común y los usas como un puente.
  • Reflexión. Entiende profundamente los diferentes aspectos de cada idea – la tuya y la de los demás. Con la reflexión, busca comprender la lógica que hay en abrazar lo que el otro dice, aplícalo y mira los resultados.
  • Una aventura creativa. Considera que lo distinto te hace más creativo, te hace sentir sensaciones distintas y actuar de forma diferente. Déjate llevar por la creatividad de ese momento, disfrutando la aventura de retar tu zona de confort.
  • Pequeñas batallas, grandes victorias. Aplica lo distinto a algo pequeño, relativamente controlable y fácil de administrar. Mira los resultados y vas aplicando a cosas más grandes, gradualmente. Eso te dará la sensación de victoria y será fácil asimilar lo distinto.



Aplicando estas técnicas y otras, aprenderás a disfrutar el pensamiento divergente, la posibilidad de que otros tengan la solución que a la que tú mismo no tienes acceso. ¡Buena suerte!

domingo, 10 de septiembre de 2017

Un océano de calma está a un pensamiento de distancia

Las personas viajan muy lejos en búsqueda de calma y tranquilidad, tratando de huir de las circunstancias diarias o energizarse para enfrentarse con lo que viene a continuación. Lamentablemente, eso no funciona mucho…

En realidad, la calma, la tranquilidad, la serenidad y todas las manifestaciones de paz están mucho más cerca que cualquier parque, campo, hotel o spa; están a un solo pensamiento de distancia.

Es verdad: están dentro de ti. Siempre, todos los días, continuamente y nunca dejan de estar a tu alcance.

Hay dos razones para eso: la primera es que la paz es una de las cualidades originales del ser. Todos los seres somos paz.

Lo que pasa es que al entrar en contacto con el mundo, nos dejamos influir y olvidamos quienes realmente somos, lo que requiere ejercicios para despertar la consciencia como la meditación.

Segundo, hay una fuente externa inagotable de paz; conocido por gran parte de la humanidad como Dios, el Ser Supremo es un verdadero Océano de Paz. Lo fantástico de eso es que basta pensar en Dios para experimentar paz; es similar al efecto del sol, basta abrir las cortinas para experimentarlo.

Por lo tanto, cuando quiera que sientas que tu paz se está perdiendo recuerda: yo soy paz. Cuando puedas, piensa en Dios, el Océano de Paz.


Así ya no tendrá que esperar varios meses para poder experimentar paz y tranquilidad…